Blog

Trabajar en medio de los estados emocionales
Trabajar en medio de los estados emocionales https://www.freepik.es/home

Trabajar en medio de los estados emocionales

Dic 28 2020

El estado emocional de una persona puede ser decisivo o al menos influyente en su diario vivir. Aunque las emociones pueden resultar complejas y distintas en cada persona, lo cierto es que, dependiendo del manejo de las mismas, dependerá también su impacto en aspectos claves como la vida personal, la salud y el trabajo.

Permanentemente, el ser humano se encuentra inmerso en un estado emocional del que muchas veces no se es consciente, sino hasta que se toma el tiempo necesario para identificarlo. Estos estados emocionales, sin duda alguna, forman parte de la vida y por lo tanto, condicionan tanto las acciones como las decisiones. Pero así como el estado de ánimo influyen en el entorno, el entorno también interviene en los estados emocionales condicionando las reacciones ante diversas situaciones. Por lo que resulta conveniente, aprender a controlar los estímulos externos y las emociones de los demás, que puedan afectar las propias.

Se consideran a las emociones como reacciones temporales que se desencadenan luego de una serie de estímulos (externos o internos), como por ejemplo, presentar el informe de fin de mes en la empresa puede llegar a generar ansiedad. Pero también, la reacción emocional puede crearse en la mente, mucho antes de que el estímulo suceda. Por lo tanto, las emociones se consideran temporales cuando las situaciones que las generan finalizan en determinado tiempo. Sin embargo, cuando las emociones son negativas, predominan más de lo habitual y resultan difícil de controlar, pueden afectar gravemente la salud de las personas y su propio entorno.

Indudablemente, cuando se experimenta un estado emocional específico, la percepción de la cotidianidad puede ser distinta de la que se haya experimentado previamente. Las acciones, las decisiones, las ideas pueden ser distintas hoy a las de mañana, y por lo tanto, aspectos como la productividad y la creatividad en el trabajo pueden variar o bajar. Todo depende del manejo que la persona le dé a su propio estado emocional.

¿Cómo los estados emocionales influyen en el trabajo?

Desde el aspecto científico las emociones no son buenas o malas. Estas son necesarias para el desarrollo de la especie humana y su supervivencia. El transcurso de la historia del ser humano, así lo ha demostrado. Sin embargo, las emociones pueden catalogarse entre positivas y negativas, refiriéndose a la presencia o ausencia de bienestar en las situaciones que las generan.

Por su parte, contrario a las emociones, los estados emocionales suelen ser más duraderos y menos intensos en el tiempo, y aunque un estímulo o evento los puede generar, también pueden surgir por otras razones, relacionadas más con el sentir de cada persona. Pero cuando esos estados emocionales (positivos o negativos) permanecen por mucho tiempo pueden afectar aspectos como el rendimiento, la creatividad y la capacidad de concentración en el trabajo.

Una inadecuada gestión de los estados emocionales (cuando se considera que las emociones son negativas) puede desencadenar en efectos negativos tanto para la persona como para su entorno. En el trabajo, estas consecuencias pueden traducirse en un clima organizacional inestable, una mala comunicación, conflictos entre compañeros o jefes, baja productividad, o incluso, aparición de riesgos psicosociales como el estrés o la depresión, así como la posibilidad de ocasionar accidentes laborales, debido a que la persona se encuentra en un estado emocional que puede nublar sus capacidades de concentración durante la jornada laboral.

Elegir el estado emocional por medio de habilidades como la inteligencia emocional puede ayudar a afrontar cualquier tipo de situaciones o eventos inesperados, incluso permitiendo prevenir posibles consecuencias dañinas para la persona. Y aunque gestionar el estado anímico puede no resultar fácil, debido a que el afán de cada día exige inmediatez haciéndonos olvidar de lo que estamos experimentando, es necesario aprender a identificar las emociones y los estados emocionales para garantizar una calidad de vida saludable.

Existen muchas técnicas para aprender a identificar las emociones y los estados emocionales, y aunque por sí solas no son milagrosas, es conveniente ponerlas en práctica para generar buenos resultados. Un buen ejercicio es reconocer la emoción en el momento en que se siente, qué nos genera, en qué momento apareció, qué o quién ha generado esa emoción y cómo puedo apaciguar la emoción.

Visto 144 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Con el apoyo de:

  • 1

Redes Sociales