Blog

Los estados emocionales forman parte de la vida del ser humano. Su capacidad de influir en distintas áreas de la vida es alta, y dependiendo del manejo que se le de a las emociones, puede resultar positivo o negativo, especialmente cuando se trata de productividad laboral.

Gestionar de manera adecuada las reponsabilidades laborales y las tareas domésticas o personales al tiempo, es uno de los mayores retos a los que se enfretan los trabajadores. No encontrar una conciliación entre ambos aspectos puede afectar su salud física y mental, desmejorando su calidad de vida y obstaculizando la posibilidad de su desarrollo humano y social, desde un trabajo digno.

Aunque la ansiedad se considera como un estado de alerta normal o como el motor que impulsa al individuo a reaccionar frente a una situación específica o de peligro, cuando estos espisodios de ansiedad se vuelven intensos o repetitivos pueden afectar no solo la salud mental de la persona, sino que dependiendo de la prevalencia de los síntomas, puede convertirse en un estado patológico que llega a incidir negativamente en la vida de las personas y en sus entornos, como el laboral.

Con el apoyo de:

  • 1

Redes Sociales