Blog

Síndrome del impostor
Síndrome del impostor https://www.freepik.es/

Síndrome del impostor: el miedo a aceptar el éxito

Ago 30 2022

A pesar de contar con las capacidades, los conocimientos y la experiencia, algunas personas pueden llegar a experimentar que el éxito que han alcanzado en el ámbito laboral, personal, social, familiar o académico se debe más a una serie de factores externos (suerte, azar, destino, etc.) que al resultado de sus propias facultades. Esta condición psicológica que puede llegar a ser más común de lo que se piensa, se conoce como el síndrome del impostor. Y aunque no está reconocido oficialmente como una enfermedad mental, por lo que no hace parte del Manual diagnóstico y estadístico de trastornos mentales, sí ha sido tema de estudio en investigaciones ligadas al terreno psicológico, algunas en las cuales, se asocia este fenómeno con la ansiedad y la depresión.

Quienes padecen el síndrome del impostor presentan dificultad para aceptar sus logros y reconocer su talento, ubicándolos en una situación de duda permanente con respecto a sus habilidades. Esta falta de confianza sobre sí mismos, los hace sentirse vulnerable y con un miedo profundo al fracaso, puesto que no se sienten lo suficientemente buenos para estar a la altura de los resultados, pensando que el éxito que han alcanzado se debe a la suerte. Esta sensación es precisamente lo que los hace sentirse culpables e impostores, con el temor de que los demás descubran que las capacidades por las que son admirados, realmente no existen.

Estudios relacionados con este fenómeno, llamado también síndrome del fraude, sugieren que esta experiencia puede presentarse en cualquier momento y contexto de la vida, sin importar la edad y el género. Algunas personas pueden vivir estos episodios de inseguridad en ciertas etapas de su vida, que pueden ser esporádicos y desparecer sin dejar mayores efectos. Sin embargo, para otros, esta condición puede agravarse y perdurar en el tiempo.

¿Cómo se manifiesta el síndrome del impostor?

Una de las características sobresalientes de este síndrome es que las personas que lidian con esta condición, no pueden internalizar el éxito, pero en cambio sí el fracaso. Sumiéndose en un estado constante de culpabilidad y sufrimiento interno. Algunos estudios enfocados desde la parte clínica, coinciden en que el síndrome del impostor se asocia con los siguientes síntomas:

• Ansiedad, angustia
• Depresión
• Falta de confianza en sí mismo
• Frustración
• Miedo a mostrar sus debilidades
• Insatisfacción permanente
• Negación a aceptar la retroalimentación positiva de los demás, hacia sus capacidades
• Insomnio

Vivir con esta condición no significa un riesgo alto si se trata de manera adecuada. Sin embargo, los efectos de este síndrome pueden trastocar distintos aspectos de la vida como el desarrollo profesional, las relaciones sociales, las actividades cotidianas, los proyectos personales y en especial, la salud mental. Para las personas con el síndrome del impostor, el éxito o sus logros no significa nada, por el contrario, sugieren una angustia constante con la que lidiar. Como consecuencia, las personas a menudo experimentan periodos de estrés, agotamiento emocional, estados de desmotivación y algunas veces pueden llegar a sufrir comportamientos desadaptativos.

En el contexto laboral, el desempeño individual y la productividad son los factores más afectados por el síndrome del fraude. Así mismo, para los trabajadores con este trastorno aumentan los niveles de ansiedad, depresión e insatisfacción con su trabajo, sintiéndose cohibidos para asumir riesgos o para aspirar a un cargo más alto. Por lo tanto, en su entorno profesional evitan asumir tareas que exijan mayor compromiso y responsabilidad. En cuanto a las relaciones laborales, los “impostores” presentan dificultad para trabajar en equipo, y suelen aislarse por el miedo de ser descubiertos, perjudicando las relaciones con los compañeros y afectando el clima laboral.

Cómo prevenir el síndrome del impostor:

Aunque el síndrome del impostor no es una enfermedad mental, sí conlleva a pensamientos negativos que pueden agudizar los sentimientos de tristeza y ansiedad, por lo que resulta importante consultar ante profesionales y especialistas que tratan este tipo de condiciones psicológicas.

Algunas recomendaciones para evitar este síndrome:

• Aprender a aceptar los propios logros, regulando la autocrítica
• Compartir con otras personas sobre los miedos que genera esta condición
• Atreverse a asumir riesgos
• Evitar las comparaciones con los demás
Brindar apoyo emocional desde las empresas
• Identificar los hechos que demuestren la validez de que los logros alcanzados no se deben a la suerte sino a las propias capacidades

Visto 93 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Con el apoyo de:

  • 1

Redes Sociales