Blog

Autonomía laboral
Autonomía laboral http://www.freepik.com

Otorgar autonomía a los trabajadores impacta en la productividad

Sep 14 2020

La autonomía en el trabajo es un factor que resulta importante para motivar a los trabajadores y lograr una mayor satisfacción en sus puestos de trabajo, contribuyendo tanto en la productividad personal como organizacional. Alentar a los colaboradores para que puedan elegir los métodos de trabajo que mejor se adapten a sus necesidades, incentivar la creatividad y permitirles participar en la empresa, son lineamientos claves de una cultura organizacional que direcciona sus objetivos estratégicos al uso adecuado de las competencias y habilidades de los trabajadores, al tiempo que fortalecen el círculo de confianza y el sentido de pertenencia con la organización.

Edgar Schein, quien se destaca por sus amplias investigaciones en el campo organizacional desde la psicología, señala en su investigación “Anclas de Carrera”, que la autonomía e independencia caracterizan a las personas que buscan la flexibilidad para hacer su trabajo sin limitaciones impuestas por la empresa, a través de una metodología que le permita tener un ritmo de trabajo propio. Están dispuestas a cambiar oportunidades de ascenso para conservar su autonomía en el trabajo. Estas 8 anclas a las que hace referencia Schein en su estudio, definen el perfil profesional del individuo, orientándolo a un desarrollo competitivo dentro de la organización.

Por otro lado, desde el campo de la prevención de riesgos laborales, la autonomía se considera como el grado de libertad que el trabajador tiene para tomar decisiones en cuanto a la planificación y ejecución de su trabajo, gozando de cierto control sobre las tareas. La ausencia o exceso de autonomía en el trabajo puede originar riesgos psicosociales que afectan tanto la salud mental y física de los trabajadores.

Esta autonomía, por lo tanto, orientada a conceder libertad para solucionar los problemas que se derivan del puesto de trabajo, autogestionar el tiempo, incidir en los horarios de trabajo o la posibilidad de utilizar herramientas acordes a sus necesidades; implica establecer una relación de confianza con los trabajadores para que puedan ser más proactivos y estén en permanente búsqueda de desafíos que les permitan alcanzar la autorrealización.

Tener ese dominio en el trabajo, conlleva un nivel de responsabilidad alto que, si bien permite una mayor flexibilidad en el puesto de trabajo, no desliga la relación laboral que se deriva de las funciones y compromisos adquiridos con la organización. Debe existir un balance entre autonomía y control, a través del acompañamiento, el apoyo, la retroalimentación y la supervisión por parte de la empresa (jefes inmediatos, líderes de equipo, directivas, etc). Así mismo, establecer una comunicación participativa y siempre dispuesta al diálogo es una ficha vital para mantener un ambiente de trabajo adecuado que permita el desarrollo de la autonomía.

Entre los muchos beneficios que resultan de la autonomía para los trabajadores, se encuentran el crecimiento personal y profesional, el reconocimiento profesional y la proyección del futuro a partir de la conciliación entre vida laboral y personal. Estos factores que actúan a la vez como aspectos motivadores, ayudan a fortalecer las relaciones laborales, sociales y personales existentes en la organización, impactando en el ambiente laboral y la cultura organizacional.

Cuando se logra una satisfacción en el trabajo, se percibe una baja de rotación de personal y los trabajadores mantienen una actitud positiva hacia su trabajo. Permitir la autonomía en los trabajadores les permite ampliar sus habilidades y les da la posibilidad de buscar alternativas para afrontar retos o situaciones que ameritan soluciones desde un pensamiento crítico.

Una persona autónoma en su trabajo tiene iniciativa laboral, planifica su trabajo acorde a sus capacidades, puede tomar decisiones con libertad y es capaz de autoevaluar su desempeño. La organización por su parte contribuye en el desarrollo de la autonomía a través de medidas como, ofrecer las herramientas y los medios para que los empleados apliquen y generen conocimiento, evitar los estilos de mando autoritarios, evitar delegar tareas repetitivas y monótonas por periodos prolongados y fomentar un ambiente de trabajo participativo y con buenas relaciones entre compañeros.

¿Cómo beneficia a la organización la autonomía laboral?

Compromiso: el personal se siente identificado con la empresa y por lo tanto, asume sus funciones con mayor responsabilidad y entrega en la consecución de metas, logrando un sentido de pertenencia más fuerte.
Desempeño: cuando el trabajador se siente más motivado y valorado por la empresa, su nivel de rendimiento mejora e impacta en la productividad de la organización.
Bajo nivel de ausentismo: al tener trabajadores animados, se reduce la probabilidad de padecer riesgos psicosociales como la ansiedad, que los obliguen a ausentarse de sus cargos.
Reduce el estrés laboral: investigaciones en este aspecto han demostrado que ha mayor autonomía para trabajar menor es el riesgo de padecer estrés en el puesto de trabajo (Psychosocial risks in Europe).
Atrae y retiene el talento humano: conformando un equipo de trabajo comprometido con la empresa y en alineación con los objetivos organizacionales.
Mejora el clima laboral: incidiendo en toda la cultura organizacional.
Contribuye en la prevención de riesgos laborales

Visto 369 veces
Valora este artículo
(1 Voto)

Con el apoyo de:

  • 1

Redes Sociales