Blog

Trabajo seguro en el embarazo Destacado

Ago 18 2016

No hay nada más que le preocupe a una mujer embarazada, que la salud de su hijo y la suya propia. Muchas, incluso, pueden preguntarse: Si es seguro trabajar durante el embarazo. No obstante, no son las únicas que se preguntan esto, algunos empleadores también lo hacen, incluso es una de las razones por las cuales muchas veces se abstienen en contratar mujeres en edad gestante.

Es primordial que tanto la madre como el empleador entiendan que un embarazo no es sinónimo de enfermedad, pero si es una etapa en la que se deben tener una serie de cuidados especiales para prevenir complicaciones para la madre y el bebé que viene en camino. Los riesgos que pueden influir en la aparición de dichas complicaciones dependen del cargo, funciones y condiciones en general en que se desarrolle el periodo de gestación. Sin embargo, hay medidas preventivas que se pueden aplicar en el lugar de trabajo para asegurar que las madres puedan desempeñarse normalmente hasta el día del parto.

Disminuir los riesgos con el fin de prevenir alguna complicación en el embarazo, es responsabilidad tanto de la madre, como del empleador. Lo primero que debe hacer la madre es consultar con su médico para que examine el estado de su maternidad. Con esta primera valoración, sabrá qué cuidados especiales debe llevar y si el trabajo es seguro para ella y su bebé. Por su parte el empleador, tiene la responsabilidad de acatar las recomendaciones que el médico emita.

Cuidados a cargo de una madre gestante en su trabajo:

Durante el embarazo se pueden experimentar síntomas normales como náuseas, cansancio, sueño, etc.; pero no todas las embarazadas los experimentan. Lo ideal es que la futura madre aprenda a reconocer los cambios en su cuerpo, aquellos estímulos que desencadenan algún malestar y las señales de alerta, que dirán cuándo es necesario tomar un descanso.

Estas son algunas recomendaciones que permitirán tener un embarazo sin complicaciones que afecten la salud del bebé, de la madre y que no interfieran en el desempeño de la labor.

  • Asistir a todos los controles médicos. Es recomendable programarlos fuera del horario laboral, de esta manera la madre no tendrá ninguna preocupación por el cumplimiento de horarios y retraso en las tareas asignadas.
  • Evitar las posturas inadecuadas durante la jornada laboral, esto incluye no estar de pie o sentada por periodos prolongados.
  • Alimentación sana y balanceada, acompañada de suplementos vitamínicos ricos en hierro, calcio y acido fólico. Idealmente se deben consumir de 5 a 6 comidas pequeñas diariamente.
  • Realizar una rutina de ejercicio, en lo posible supervisada por un especialista.
  • Realizar las pausas activas diariamente y con mayor frecuencia durante la jornada laboral.
  • Evitar trabajos de alta tensión que puedan aumentar el estrés, ya que pueden originar complicaciones como la preeclampsia.
  • Comunicar a su empleador si considera que hay alguna situación que pueda poner en riego la salud de su bebé o la suya propia.

Ambientes laborales seguros para trabajadoras en estado de gestación:

Las siguientes, son algunas medidas preventivas a considerar por parte del empleador, luego de valorar los riesgos que puedan presentarse en los puestos de trabajo de sus trabajadoras gestantes.

  • La OIT, Organización Internacional del Trabajo, prohíbe levantar o empujar cargas pesadas durante el embarazo, hasta incluso diez semanas después del parto.
  • Las embarazadas no deben exponerse a riesgos biológicos, químicos o físicos que puedan afectar su capacidad reproductiva, como bacterias, virus, gases, vapores, ruidos, condiciones de iluminación, etc.
  • Cambiar de horario de trabajo en aquellos casos donde las mujeres embarazadas trabajan de noche o realizan horas extras, y se compruebe mediante diagnóstico médico, que dichas condiciones pueden afectar la salud de la madre y el bebé.
  • Garantizar el tiempo necesario para realizar los controles médicos.
  • Garantizar la adaptación de las condiciones de trabajo o cambiar de puesto de trabajo cuando la adaptación no sea posible, sin modificación en el contrato laboral.
  • Si los casos son extremos, el empleador debe garantizar una licencia remunerada cuando no existan las condiciones para un trabajo seguro.
  • No deben exponerse a sustancias dañinas que puedan poner en peligro la vida del bebé tales como plomo, cinc, mercurio, etc.
  • No deben estar expuestas a temperaturas extremas, vibraciones y/o radiaciones.
  • No deben manejar maquinaria pesada.
  • La empresa debe brindar las condiciones ergonómicas básicas como sillas adecuadas, descansapies, etc.

 

Una madre gestante puede continuar siendo una trabajadora productiva, solo se trata de atender los cuidados necesarios durante esta etapa tan especial!!!

Visto 4158 veces
Valora este artículo
(1 Voto)

Con el apoyo de:

  • 1

Redes Sociales