Blog

Lesiones osteomusculares de origen laboral ¿cómo prevenirlas? Destacado

Jul 22 2016

Las lesiones osteomusculares de origen laboral se constituyen como una de las enfermedades más frecuentes que afectan a trabajadores de todos los sectores y de todos los oficios. Este tipo de enfermedad puede ocasionar incapacidad permanente o temporal, según sea el nivel de grado de la condición en la que se encuentre el trabajador.

De acuerdo con, la Segunda Encuesta Nacional de Condiciones de Seguridad y Salud en el Trabajo en el Sistema General de Riesgos Laborales de Colombia, el 88% de las enfermedades laborales, corresponden a las lesiones musculo-esqueléticas; una cifra bastante alta que pone en aumento los porcentajes de ausentismo laboral e incapacidad prolongada, representando un alto impacto en la productividad de las empresas.

Estos trastornos musculo-esqueléticos (TME) se caracterizan por afectar cuello, espalda, hombros, extremidades superiores y extremidades inferiores; generando dolor, inflamación y dificultad para realizar algunos movimientos en las zonas donde aparece la molestia; además de provocar somatizaciones que pueden desencadenar trastornos afectivos como ansiedad o depresión. Los TME generalmente requieren tratamiento médico y/o terapéutico, si no se previenen oportunamente.

Dependiendo de la gravedad del trastorno, los síntomas pueden comportarse de la siguiente manera:

  • El dolor desaparece en los días de descanso del trabajador y en las horas nocturnas, sin presentar mayores dificultades para la salud.
  • El dolor aparece al iniciar el trabajo y persisten durante las horas de sueño, perjudicando el desempeño del trabajador. Requiere de tratamiento médico y control.
  • Los síntomas permanecen durante las horas nocturnas, los descansos y dificultan algunos movimientos, alteran el sueño y afectan notablemente las actividades cotidianas. Requiere de tratamiento e incluso de intervención quirúrgica, si es el caso.

Entre algunas condiciones laborales relacionadas con la aparición de lesiones osteomusculares, se destacan:

  • Posturas prolongadas y forzadas
  • Inadecuada manipulación de cargas
  • Movimientos repetitivos
  • Vibraciones
  • Ergonomía deficiente en el lugar de trabajo
  • Ausencia de pausas en el trabajo
  • Horarios extensos
  • Exposición a temperaturas extremas (frío)
  • Factores psicosociales

¿Cómo prevenir las lesiones osteomusculares?

Frente a esta problemática, existen medidas preventivas que pueden tenerse en cuenta para beneficio de la salud osteomuscular de los trabajadores:

  • Valorar y controlar los riesgos, a través de la implementación del Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo.
  • Diseñar e implementar el Sistema de Vigilancia Epidemiológico Biomecánico.
  • Realizar encuestas de morbilidad sentida de trabajadores expuestos.
  • Diseñar los puestos de trabajo de acuerdo con las funciones del trabajador (sillas, herramientas, iluminación, mesas, etc.) y a las condiciones físicas de cada persona.
  • Realizar e implementar manuales para tareas específicas como levantamiento de cargas, además de proveer las ayudas mecánicas necesarias como grúas, carretillas, etc.
  • Implementar el programa de pausas activas
  • Evitar periodos largos de movimientos repetitivos, a través de cambios de tareas en el puesto de trabajo y/o rotación de puestos
  • Promover hábitos de vida saludable que permitan evitar condiciones de sobrepeso y obesidad
  • Capacitar a los trabajadores en materia de seguridad y salud laboral
  • Realizar los exámenes médicos ocupacionales de ingreso, periódico y retiro; para definir si las condiciones de salud de un trabajador son adecuadas para el desempeño de su labor 

 

Cuidar la salud de los trabajadores, también es proteger el futuro de una compañía!!!

 

Visto 46642 veces
Valora este artículo
(18 votos)

Con el apoyo de:

  • 1

Redes Sociales