Blog

Trabajo bajo presión
Trabajo bajo presión https://www.freepik.es/

El trabajo bajo presión: una capacidad altamente demandada en las organizaciones

Jun 29 2022

Resulta común que en las organizaciones se busquen ciertas competencias laborales en el recurso humano con el fin de responder de manera estratégica a las demandas del mercado y para gestionar de manera eficiente los procedimientos, programas, políticas y planes de negocios de las empresas. Dentro de esas habilidades, el trabajo bajo presión se ha considerado como una pieza clave durante el desarrollo de la jornada laboral, en la que se deben afrontar situaciones donde se exige un alto nivel de rendimiento personal con respecto a las funciones de cada cargo y el desempeño de tareas, así como de la optimización de los recursos para beneficio de la productividad.

El trabajo bajo presión se define como una habilidad para continuar con un desempeño óptimo en medio de unas condiciones adversas como la sobrecarga de tareas, escasez de recursos o la limitación de tiempo para la ejecución de las labores, logrando mantener la eficiencia en el desarrollo de las actividades y funciones. Aunque desempeñarse a través de esta modalidad de carga laboral se ha considerado como una competencia de alta demanda por parte de las empresas, lo cierto es que no todas las personas tienen la capacidad o disposición para trabajar en contextos donde se manejan altos niveles de estrés y tensión. Lo importante es que factores como la fatiga, los obstáculos de la jornada y la ansiedad no desborden la capacidad de la persona para enfrentarlos.

Si bien es cierto el trabajo en sí produce un cierto nivel de presión que algunas veces puede ser alto o bajo, esta característica puede ser provechosa en términos de productividad y cumplimiento, ya que le exige al trabajador una mayor concentración y motivación frente a sus responsabilidades; pero cuando estas situaciones de trabajo bajo presión son recurrentes, intensas y con pocas posibilidades de gestionarlas de manera eficiente, la presión laboral se transforma en fuente generadora de estrés y problemas asociados con la salud mental de los trabajadores.

Varias son las razones por las que se ha incluido esta competencia laboral dentro de los perfiles profesionales. Una de las que cobra mayor fuerza está relacionada con la necesidad de las empresas por mantener su capacidad de competitividad en su entorno, por lo que es indispensable conformar equipos de trabajo que puedan desenvolverse bajo factores de presión como el tiempo y el cumplimiento de todo tipo de indicadores. Por otro lado, en una era donde la tecnología ha permeado varios aspectos de la vida como el caso del uso de las redes sociales, la inmediatez resulta ser importante. Los consumidores exigen cada vez más servicios ágiles, de calidad y con respuestas casi que instantáneas. Lo que implica una sobrecarga de trabajo para los empleados y la implementación de jornadas de trabajo bajo presión.

Pero también una mala planificación del trabajo, un ambiente organizacional no adecuado, los estilos de liderazgos de las empresas, los flujos de procesos, y el tipo y cantidad de funciones de acuerdo a los cargos, son otros factores influyentes que obligan a trabajar bajo presión.

Los pros y los contras del trabajo bajo presión:

En cierto modo la presión laboral cuando se gestiona de manera adecuada puede ser fuente de productividad y desempeño; en caso contrario, puede afectar la salud de los trabajadores cuando se sobrepasan los niveles de tolerancia a las situaciones de tensión.

Pros:
• Desarrolla la capacidad para tomar decisiones acertadas en momentos críticos
• Optimiza las labores del trabajador al exigirle competencias como la planificación, flexibilidad, organización y priorización
• Aumenta la productividad
• Aumenta la creatividad
• Permite trabajar habilidades como la autodisciplina, la adaptación al cambio

Contras:
• El trabajador puede experimentar estrés crónico
• Cambio en los estados de ánimo (mal humor, irritabilidad)
• Afectación en la salud física y mental
• Afecta el rendimiento laboral
• Aumenta los porcentajes de ausentismo en las empresas
• Puede conducir a la fatiga laboral y el síndrome de burnout

Es importante manejar el trabajo bajo presión con la implementación de técnicas y herramientas que permitan afrontar con éxito todos los factores que impliquen altas exigencias en los ambientes laborales, como desarrollar habilidades para organizar el tiempo, planificar el trabajo, aprender a gestionar, priorizar y a aplicar un pensamiento crítico.

También es necesario promover la salud y seguridad laboral desde las empresas para crear escenarios de trabajo con niveles óptimos de estrés y presión laboral. Vigilar y controlar las condiciones de salud de los trabajadores es una actividad crucial que puede brindar una visión clara de qué tipo de estrategias se pueden implementar a favor del bienestar de la población trabajadora. Usar herramientas digitales como SIMEON Empresarial es una gran opción, puesto que contribuye en la consecución de este tipo de objetivos facilitando la toma de decisiones de las empresas frente a aspectos como el ausentismo laboral, ya que este software tiene la ventaja de registrar los datos estadísticos al respecto.

Visto 133 veces
Valora este artículo
(0 votos)

Con el apoyo de:

  • 1

Redes Sociales