Imprimir esta página
Comunicación no verbal
Comunicación no verbal https://www.freepik.es

La comunicación no verbal en el trabajo

Ago 19 2021

Una buena comunicación en el trabajo es fundamental en el desarrollo de las relaciones laborales que se derivan en el día a día. Tanto lo que se dice como lo que se expresa a través de elementos no verbales y movimientos corporales, son importantes a la hora de otorgarle una carga significativa al mensaje que se transmite. Por eso la necesidad de saber expresar con claridad las ideas y las opiniones en el terreno laboral, con el fin de que los procesos organizacionales se desarrollen de la mejor manera y las interacciones entre compañeros de trabajo sean las más adecuadas.

La comunicación no verbal, precisamente, contribuye a complementar y reforzar esas conversaciones (comunicación verbal) que se establecen durante la jornada laboral, a través de elementos como los gestos, el tono de la voz, el contacto visual, la expresión corporal, las expresiones faciales, etc., añadiendo una carga emotiva al mensaje. Cuando se logra esa coherencia entre lo que se dice y lo que se expresa a través del lenguaje no verbal, el mensaje puede llegar a tener el impacto deseado en los destinatarios.

En reuniones de negocios, por ejemplo, es importante definir qué y cómo trasmitir mensajes claros y oportunos, con el fin de alcanzar los resultados esperados al final de la reunión, o al menos, captar el interés por parte de las partes involucradas. Así, la comunicación no verbal, puede evidenciar cómo se siente el cliente cuando utiliza un tono de voz específico, adopta ciertas posturas o expresa su opinión a través de los gestos faciales.

Al reconocer las expresiones no verbales y tener claro cómo y en qué momento utilizarlas, se tiene mayor dominio sobre lo que se quiere comunicar. Permitiendo al tiempo, conocer lo que realmente siente el interlocutor cuando se está llevando a cabo el proceso de comunicación. De esta manera, es posible establecer una comunicación más fluida, más cercana y empática, puesto que dichas señales, les permiten tanto al emisor como al receptor cambiar la forma en cómo se está comunicando, si es necesario, con el fin de que el mensaje cumpla su objetivo.

Cuando la comunicación no verbal se usa de manera correcta, sin dejar de lado los demás elementos que componen el proceso comunicativo, se reitera la intención del mensaje, evitando en mayor medida de lo posible, la ambigüedad en el contenido del mismo. Y cuando la comunicación es clara y coherente, resulta confiable y participativa, lo que a su vez genera un impacto positivo en el desempeño de los trabajadores. El ambiente de trabajo es favorable, las relaciones labores se afianzan, las funciones en los puestos de trabajo son precisas y se genera respeto, entre otros beneficios.

Elementos del lenguaje corporal:

Por medio de la comunicación no verbal, se puede recurrir a elementos propios de este tipo de comunicación que permiten trasmitir confianza y seguridad en diferentes escenarios del trabajo como reuniones, conferencias, entrevistas, etc. Un uso adecuado del lenguaje no verbal puede ayudar al éxito de la comunicación o por el contrario, a su fracaso. Cuando las expresiones no verbales son coherentes y complementan lo que se dice, el mensaje puede ser comprendido o caso contrario, da lugar a malinterpretaciones.

Estos son algunos elementos de la comunicación no verbal que se deben tener en cuenta para complementar las palabras, permitiendo que la información que se trasmite sea asertiva y comprensible para los demás:

Expresiones faciales: por medio del rostro se pueden enviar señales que ayudan a reiterar el discurso, a complementarlo o a enfatizar ciertos contenidos del mensaje, con el fin de que el interlocutor lo interprete de la mejor manera.

Postura: proporciona información sobre el carácter, las emociones y la manera cómo interaccionan las personas. Permite puntualizar las conversaciones.

Paralenguaje: hace referencia a aquellas características propias de la voz, como el tono, el timbre, intensidad, ritmo, etc. Un uso adecuado, en el contexto indicado, refuerza la comunicación, permitiendo el entendimiento y la apropiación correcta del mensaje.

Silencios: en cualquier tipo de conversación, los silencios son importantes porque son las pausas que generan conexión con el interlocutor, logrando captar su interés y adicionando cierto dinamismo al discurso.

Contacto visual: mantener un contacto visual moderado puede demostrar confianza e interés hacia la otra persona, marcando la pauta en la conversación. Sin embargo, cuando se sostiene la mirada de manera insistente puede generar un juego de poder, debido a que la otra persona puede sentirse intimidada, según en el contexto en el que se encuentre. Desviar la mirada ocasionalmente, es una buena opción para respetar la intimidad del otro y su espacio.

Para lograr una comunicación efectiva en el ámbito laboral, es necesario además de fortalecer las habilidades comunicativas, saber interpretar de manera conjunta todo el proceso comunicativo, identificando tanto los elementos de la comunicación verbal como de la no verbal. De esta manera, la información que se trasmite puede ser captada de manera clara y consiente, evitando rumores, malos entendidos y posibles conflictos entre compañeros

Visto 1083 veces
Valora este artículo
(0 votos)
slombana

Artículos relacionados (por etiqueta)