Blog

Quedarse aislado en casa para cumplir con las medidas preventivas ante el COVID-19, es una situación que puede generar, entre otras alteraciones, estrés, ansiedad y depresión, afectando la salud mental. Afrontar esta situación requiere de aceptación y una serie de pautas que ayudarán a controlar los cambios paulatinos que se podrán experimentar en el transcurso de la cuarentena.

Aunque la ansiedad se considera como un estado de alerta normal o como el motor que impulsa al individuo a reaccionar frente a una situación específica o de peligro, cuando estos espisodios de ansiedad se vuelven intensos o repetitivos pueden afectar no solo la salud mental de la persona, sino que dependiendo de la prevalencia de los síntomas, puede convertirse en un estado patológico que llega a incidir negativamente en la vida de las personas y en sus entornos, como el laboral.

Con el apoyo de:

  • 1

Redes Sociales