Blog

Ambientes laborales saludables Destacado

Jul 06 2016

En todas la empresas, independientemente de su tamaño o actividad económica, pueden existir climas organizacionales que motiven como aquellos que no. En los primeros, se logran ambientes sanos donde predomina el liderazgo, el reconocimiento, la motivación, la colaboración, la recompensa, etc. Mientras que, en los segundos, se presenta la desmotivación, el conflicto, el rumor, una comunicación confusa y unidireccional, etc.

El clima organizacional, hace referencia a la interpretación que el trabajador le da al ambiente que predomina en la empresa, así que depende de su propia percepción y experiencia. De esta forma, un trabajador puede calificar el clima de su empresa como “pesado”, mientras que su compañero puede calificarlo como un “buen ambiente”.

En cualquiera de los casos, el ambiente laboral puede repercutir en la forma como los trabajadores pueden llegar a desarrollar sus funciones, logrando o no el desempeño que la organización requiere para alcanzar el nivel de productividad deseado.

Un ambiente laboral sano, le permite al trabajador desarrollarse profesional, social e individualmente. A nivel laboral le permite mejorar su desempeño, ser proactivo, aumentar la motivación, estrechar la relación con sus compañeros, trabajar en equipo, autocuidarse, etc. Además, cuando los trabajadores sienten que ellos crecen al tiempo que la empresa lo hace, su compromiso también aumenta.

¿Cómo lograr ambientes laborables saludables?

Lograr un ambiente laboral saludable no es fácil, pero es una tarea en la que vale la pena trabajar; aquí recopilamos algunas actividades recomendadas para iniciar con el cambio:

  • Revisar que la Misión, Visión y Objetivos corporativos de la compañía se encuentren alineados hacia la participación e importancia que debe tener el recurso humano (Cultura Organizacional).
  • Crear canales de comunicación y promover la participación de los colaboradores; cada trabajador debe sentir que sus opiniones son escuchadas y generan respuestas y/o cambios.
  • Definir una remuneración económica acorde a las funciones y responsabilidades del trabajador, además de considerar ascensos por buen desempeño.
  • Entregar las herramientas de trabajo necesarias para el cumplimiento de las tareas asignadas.
  • Contar con un puesto de trabajo en óptimas condiciones físicas y permitir que cada trabador sienta su puesto de trabajo como “propio”.
  • Promulgar el trato igualitario entre los trabajadores de la empresa.
  • Promover la autonomía.
  • Establecer un programa de reconocimiento que evidencie la importancia que tiene cada trabajador para su empresa.
  • Facilitar la formación educativa, en flexibilidad de tiempo y/o en acceso económico.
  • Conformar, divulgar e implementar el comité de convivencia laboral.
  • Implementar programas de bienestar, seguridad y salud en el trabajo.
  • Definir estrategias recreativas: actividades deportivas y socioculturales, incluso permitir la participación de la familia de los trabajadores cunado sea posible.
  • Concretar indicadores para cada actividad planeada, de tal forma que permitan evaluar los resultados obtenidos.

Las estrategias anteriores solo son algunas ideas que pueden permitir a las organizaciones mejorar sus ambientes de trabajo; sin embargo, estas deben implementarse teniendo en cuenta el tipo de organización, porque cada empresa es un mundo diferente, con trabajadores distintitos y problemáticas particulares; por lo tanto comenzar con un estudio del clima organizacional, debe ser la base para construir un plan de acción adecuado y acorde a las necesidades de cada compañía.

Visto 1909 veces
Valora este artículo
(1 Voto)

Con el apoyo de:

  • 1

Redes Sociales