Blog

Reskilling:reciclaje profesional en las empresas
Reskilling:reciclaje profesional en las empresas http://www.freepik.com">Designed by rawpixel.com / Freepik

Reskilling: reciclaje profesional en las empresas Destacado

May 28 2020

El futuro del trabajo está estrechamente relacionado con los cambios que trae consigo la Cuarta Revolución Industrial. Su incidencia en la sociedad está replanteando los modelos económicos, sociales y laborales. Es por eso que, con el auge del consumo digital en la vida cotidiana, se han modificado, entre otros aspectos, los modelos de interacción humana tales como las relaciones sociales y los patrones de consumo.

En las dos últimas versiones del Foro Económico Mundial, se han analizado los impactos de la Industria 4.0 y de los retos para afrontarlos en las distintas esferas de la sociedad, especialmente en el mundo del trabajo. Este desarrollo tecnológico ha venido influenciando insistentemente las mecánicas del mercado del empleo, la manera cómo las empresas y los emprendedores están abordando la búsqueda de personal cualificado, y el futuro del trabajo en relación a las nuevas habilidades que se requieren para ocupar los nuevos perfiles laborales, producto de esta revolución industrial.

Los analistas mencionan la importancia de implementar estrategias que ofrezcan a los trabajadores, mecanismos para desarrollar habilidades específicas en vanguardia con la era digital, así como la posibilidad de actualizarse o adquirir nueva formación respecto a los trabajos del futuro. Recurrir al reskilling es una de las formas para involucrar a los trabajadores en dicha transformación, a través de procesos formativos que les permita adquirir las habilidades y competencias que definan su futuro laboral y no se vean perjudicados por la tecnología y la globalización.

Respecto a estas manifestaciones en el mundo del trabajo, las empresas han experimentado las repercusiones en sus procesos operativos y administrativos, siendo agudizadas aún más por los efectos de la pandemia. Con estos cambios, se fortalece la necesidad de replantear los mecanismos para atraer nuevo talento y retener aquellos perfiles que se consideran necesarios para las operaciones de las empresas. Por lo tanto, resulta importante adjudicar nuevos procesos de formación interna para capacitar a los trabajadores en competencias digitales que son requeridas en la automatización y la digitalización, y que les ayude a adaptarse ante los cambios globales.

El Reskilling o reciclaje profesional es una estrategia de formación, clave, para que las organizaciones continúen en el mercado laboral conforme se consolida la transformación digital. Por medio de un programa de capacitación, los trabajadores tienen la posibilidad de adquirir nuevas competencias y conocimiento, que les permita ocupar nuevos cargos o nuevos roles en otros ámbitos de la empresa. La ventaja del reskilling es que las organizaciones aprovechan el potencial de su plantilla laboral, a la vez que el personal puede participar en los programas de promoción interna.

Es evidente que, con el desarrollo tecnológico, muchas de las profesiones actuales desaparecerán o evolucionarán, mientras surgen nuevas profesiones. Prueba de ello ha sido el uso de la Inteligencia Artificial en distintos aspectos de la sociedad como el comercio electrónico, el uso de chatbots en servicios de salud, los asistentes de voz para los móviles o los exoesqueletos robóticos para ayudar a los trabajadores en ciertas actividades que requieren de mayor fuerza física. La introducción de este tipo de tecnología, ha exigido la creación de nuevos puestos de trabajo que son cubiertos por un personal altamente calificado, capaz de administrar de manera eficiente estas tecnologías y con un pensamiento competitivo que le permita incursionar en nuevos desafíos. En países como Australia y China, por ejemplo, un gran porcentaje de los ciudadanos cuentan con las competencias digitales necesarias para acceder a puestos de trabajo relacionados con la tecnología.

Algunas empresas, debido a la falta de conocimiento o por el miedo a incursionar en los procesos de automatización y digitalización, pueden tener dificultad para cubrir ciertos puestos de trabajo, ya sea por la poca demanda de profesionales en determinados perfiles o por la inexistencia de estos. En cualquier caso, ya sea por costos y para aprovechar el valor de su recurso humano, las empresas están apostando por estrategias como el reciclaje profesional para formar a sus trabajadores en competencias digitales y fortalecer el conocimiento adquirido. Esto les servirá para ocupar perfiles de trabajo específicos y permitir al tiempo, la introducción de procesos formativos acordes con la influencia de la Cuarta Revolución Industrial.

Para que este proceso formativo laboral resulte exitoso, es necesario que las empresas les posibiliten a los trabajadores la conciliación de sus jornadas de capacitación con el trabajo y la vida personal. Es preciso, que la implementación del reskilling se habilite en horarios laborales que no transgredan el desarrollo de sus funciones ni tampoco el tiempo destinado a su descanso personal. Formar a los trabajadores en habilidades específicas que aporten en la consecución de un trabajo digno, despertará un alto grado de motivación en ellos, al sentir que se valoran sus competencias y, por lo tanto, su desempeño se verá reflejado en los diferentes procesos de la organización.

Ventajas del reskilling:

• Se implementa un programa formativo teniendo en cuenta el plan de negocio de la empresa.
• Se aprovecha el conocimiento y experiencia del capital humano existente en la organización.
• Otorga mayor productividad de la empresa debido a un personal calificado y competitivo.
• Fortalece el sentido de pertenencia de los trabajadores con la organización.
• Fomenta la estabilidad laboral y la motivación.
• Fortalece los planes de carrera interna, evitando la fuga de talento.
• Se fomenta una cultura del liderazgo colaborativo.
• Les otorga a los trabajadores las competencias necesarias para estar a la vanguardia del mercado competitivo.
• Ofrece a la empresa la oportunidad para que se consolide en el mercado, al contar con un equipo de trabajo sólido y actualizado.

Aunque el uso de la tecnología en las empresas requiere de un recurso humano capacitado en conocimientos específicos, también es necesario combinar estas competencias con las habilidades blandas o soft skills. Estas destrezas están relacionadas con las capacidades o características personales y son las que le permiten a la persona, afrontar cualquier tipo de situación, desde el manejo de sus emociones, desde sus habilidades comunicativas o desde su capacidad de relacionarse con los demás. Estas habilidades, como la inteligencia emocional o el pensamiento crítico, refuerzan los procesos formativos laborales como el reskilling, permitiéndoles adaptarse a nuevos entornos laborales.

Visto 157 veces
Valora este artículo
(1 Voto)

Con el apoyo de:

  • 1

Redes Sociales