Blog

Concientizar y sensibilizar en prevención de riesgos
Concientizar y sensibilizar en prevención de riesgos

Concientizar y sensibilizar en prevención de riesgos

Feb 27 2020

 Gestionar la seguridad y salud en el trabajo implica una serie de reflexiones en torno a las dinámicas culturales que convergen en la empresa, y que son las que conforman la cultura organizacional. Identificar y darle la importancia que se merece al conjunto de personas que hacen parte de ese entorno laboral, es más que una necesidad, un deber a tener en cuenta al momento de implementar estrategias y actividades dirigidas a concientizar y sensibilizar en la prevención de riesgos y de su impacto en la consecución del bienestar integral.

Quizá, esta sea una de las realidades más obvias que se pasan por alto. Si bien es un hecho que la multiculturalidad existe en el medio laboral, su presencia debe ser la línea base para implementar metodologías y/o programas con un enfoque humano que asuma como prioridad las diferencias y necesidades de los trabajadores desde su rol como personas, más que como individuos que hacen posible que las empresas funcionen.

Reconocer la diversidad y los contextos culturales en los trabajadores, son datos relevantes que permiten orientar las estrategias en materia de sensibilización en prevención de riesgos. No perder de vista estas características comportamentales pueden arrojar luces de cómo afrontar todo el tema de la salud y bienestar. Puesto que muchas veces los comportamientos inseguros surgen por la falta de conciencia del riesgo, porque lo subestiman o porque con el tiempo han legitimado ciertos procedimientos como seguros, al argumentar que siempre han hecho el trabajo de la misma manera sin experimentar accidentes de tipo laboral.

Ser consientes para sensibilizar:

Para que ese proceso de sensibilización ocurra en todos los niveles de la empresa, es fundamental primero concienciar a los directivos, gerentes y jefes de áreas, en el valor que tiene la Salud laboral para la empresa. Este primer escalón comprende la información y la formación en todo lo relacionado con la salud y el bienestar de los trabajadores y de su impacto en el desempeño de las funciones, la interacción entre compañeros, el ambiente laboral, en la cultura organizacional y finalmente, en la productividad de la empresa.

Uno de los objetivos de la salud laboral será por tanto concientizar y sensibilizar a los trabajadores sobre la necesidad de adoptar comportamientos que cuiden su salud y garanticen un bienestar que se renueve permanentemente. Sin embargo, se debe tener en cuenta que, el autocuidado está relacionado con la percepción y las habilidades de las personas para adoptar conductas que cuiden su salud, pero difiere de una persona a otra por el tipo de creencias y cultura de cada una. Por lo que también resulta imprescindible administrar los Sistemas de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo desde un enfoque de género y de gestión de la edad.

Ante esta evidencia, el campo de la seguridad laboral se ha comprometido cada vez más a investigar e implementar metodologías que permitan estudiar los comportamientos de las personas desde conceptos como inteligencia emocional, habilidades, funciones ejecutivas, neurocompetencias, etc.; con el fin de adecuar programas de salud y seguridad orientados a resaltar la manera cómo funciona el cerebro y la capacidad de respuesta ante situaciones que ponen en peligro la vida.

Ejemplo de esto, son los estudios realizados desde la disciplina de la neurociencia, que ha trasladado sus investigaciones al campo de la seguridad para adecuar metodologías que intervengan primero en el comportamiento de las personas y así, evitar los accidentes en el trabajo.

¿Cómo concientizar para luego sensibilizar?

Lograr el cometido de consolidar una cultura basada en la concientización de la salud laboral, a partir de la prevención de riesgos desde el autocuidado, requiere de un compromiso permanente tanto de la empresa como de los trabajadores. Introducir ese proceso de sensibilización en la cultura corporativa debe estar motivado a despertar interés en el bienestar físico y emocional, a cambiar conductas, reforzar comportamientos seguros y eliminar aquellos que no lo son. Todo esto en función de un empoderamiento que surja de los trabajadores.

Algunas pautas para contribuir con la sensibilización en prevención:

• Brindar información para que los trabajadores aprendan a identificar los riesgos en sus puestos de trabajo y cómo gestionarlos.
• Promover hábitos de vida saludables y seguros que fortalezcan la cultura de la seguridad.
• Brindar espacios de formación y capacitación en prevención de riesgos, herramientas para fomentar el autocuidado, etc.
• Conformar una comunicación interna multidireccional que amplifique la colaboración, el diálogo, el intercambio de conocimiento y que transmita el compromiso de la empresa con la salud laboral.
• Apelar a las emociones para emitir mensajes efectivos que procuren eliminar conductas inseguras y fomentar comportamientos basados en la importancia de salvaguardar la vida, por medio del cumplimiento de las normas en seguridad laboral.
• Monitorizar permanentemente la cultura del trabajo para identificar conductas inapropiadas que pongan en riesgo la integridad de los trabajadores.
• Reforzar los comportamientos seguros por medio de un diálogo constructivo que sirva como modelo para los demás.
• Incursionar en herramientas que sirvan de medio para concientizar y sensibilizar en la prevención de riesgos, como, por ejemplo: realidad virtual, ejercicios prácticos de situaciones cotidianas, gamificación, apps, campañas preventivas, etc.

Y como resultado de esta iniciativa para informar y motivar desde las emociones, desde la sensibilidad, se obtiene:

• Nuevas capacidades
• Nuevos sistemas
• Nuevas relaciones interpersonales
• Nuevas oportunidades
• Nuevos comportamientos
• Nuevo rendimiento

Visto 530 veces
Valora este artículo
(1 Voto)

Con el apoyo de:

  • 1

Redes Sociales